Pasar al contenido principal

NO A LA CARBOELÉCTRICA

Sociedad homo et Natura

Maracaibo, 21 de noviembre de 2013
 

Carta abierta al Gobernador del Estado Zulia Francisco Arias Cárdenas y al Ministro del Poder Popular Para la Energía Eléctrica Jesse Chacón sobre el dilema histórico que implica construir una termoeléctrica utilizando el carbón de la cuenca hidrográfica del  Guasare como combustible
 
Las palabras que presentamos en esta oportunidad para reflexionar y construir una solución colectiva a un dilema histórico buscan en principio hacer un breve balance del tema para precisar hasta dónde hemos avanzado y así saber qué ruta decidimos seguir. Es necesario iniciar con un saludo que reconozca a los sujetos sociales y políticos antes de entrar en materia, las personas y colectivos de trabajo que, a través de estas líneas, hoy les extienden un cálido saludo, somos sujetos que históricamente nos hemos mantenido en lucha desde un pensar-hacer-reflexionar de izquierda, desde distintas corrientes y experiencias de militancia hemos sabido diferenciar los enemigos de clase para unirnos en un objetivo común hacia la construcción del (eco)socialismo necesario y urgente, cuyo referente más inmediato lo tenemos en el pensamiento del costado indio de nuestra patria, como lo diría el poeta Gustavo Pereira, sujeto en lucha que permanece a la vanguardia del tema que nos convoca en esta ocasión.      

Las reflexiones que presentamos son el producto de un contingente humano que durante más de 20 años se ha dado a la tarea de investigar el modelo de desarrollo energético que hemos heredado en nuestro continente y las alternativas que podemos construir para trascenderlo a corto, mediado y largo plazo. Sabemos que para abordar este tema en el marco siempre del Plan de la Patria 2013 – 2019 necesitamos un espacio de debate más amplio, sin embargo, consideramos que es para allá hacia donde debemos caminar, cuestión que hemos venido haciendo desde las comunidades. En este caso específico nos dedicaremos al uso de carbón mineral como fuente de energía primaria para producir electricidad.

Para plantear el dilema histórico en el que nos encontramos recurriremos a la historiografía más cercana, cuyas fuentes pueden ser verificadas en el momento que se desee, con el propósito de evidenciar una contradicción de fondo con el proyecto político que decidimos construir: según una publicación de la empresa Energía Eléctrica de Venezuela C.A. (Enelven) en el año 2003, titulada: “La Energía que Trabaja en Silencio”. La primera experiencia de generación eléctrica en el Zulia se inició en el año 1888 a través de una termoeléctrica utilizando como fuente de energía primaria la leña, resulta curioso que para ese entonces ya se conocía el potencial de “recursos energéticos” específicamente de carbón que existía en la cuenca del Guasare para la generación de electricidad, recordemos que no es sino hasta finales de la segunda década del siglo XX que inicia el desplazamiento del carbón como fuente de energía primaria por el petróleo, es decir, que para ese entonces el carbón constituía la mejor opción para generar electricidad, sin embargo, se desestimó por dos causas fundamentales, veamos cuáles: en primer lugar, los inversionistas de la época no consideraron viable la posibilidad de instalar la termoeléctrica en el Guasare dado que para entonces no se había logrado buenos resultados en la tecnología para la transmisión a distancias tan grandes; y en segundo lugar, la posibilidad de explotar y movilizar el carbón hasta Maracaibo, donde se tenía pensado y construyó posteriormente la planta de generación, significaba unos costos de producción que hacían inviable la utilización de ese recurso en relación al margen de ganancia deseado, dado que no existía una demanda que lo justificase.

Luego de esta breve síntesis histórica, ocurre, que casi un siglo después el Estado revolucionario ha decidido instalarse en el mismo dilema que el sector privado-empresarial-capitalista a finales del siglo XIX, con algunas diferencias, veamos cuáles: para la época citada el tema ambiental no sólo no era un objetivo de la patria en Venezuela ni en ningún otro país, sino que el principio que determinó la decisión fue estrictamente económico, recordemos que nos estamos refiriendo al modelo energético que permitió al capitalismo internacional imponerse por encima de los Estados-Nacionales y los pueblos del mundo, para constituirse como el imperio más nefasto de la vida en el planeta jamás conocido por la humanidad, sin ética alguna que reflexionara sobre las consecuencias de ese modelo. Ahora bien, resueltas las limitaciones materiales y tecnológicas antes explicadas, un siglo después, ante una coyuntura eléctrica donde el sabotaje sin lugar a dudas forma parte estructural de la crisis, el Gobierno Revolucionario decide evaluar el carbón como fuente de energía primaria para construir una termoeléctrica en el Guasare, es decir, que por un lado se resuelve aquello de la movilización del recurso y por otro lo de la trasmisión de alto voltaje a largas distancias por los avances tecnológicos del sector en nuestros tiempos, eso quiere decir, que superados los obstáculos que se le presentaron a la empresa-privada-capitalista, ahora en un proyecto socialista se plantea avanzar en la misma dirección como si estuviésemos en el siglo XIX, no tratándose de un pionero del sector eléctrico como fue el caso, sino del Estado Revolucionario en el marco de una democracia participativa con una fuerza social movilizada por años que ha estudiado el tema en pleno albor del siglo XXI y con una crisis climática suficientemente estudiada y difundida. Es pues, en esta nueva coyuntura que se debe decidir cuál es el camino más cónsono con el proyecto político expresado en el Plan de la Patria 2013-2019, para ser más específicos en el 5to Objetivo Histórico.    
Compañero Francisco Arias, nos dirigimos a usted directamente por tres razones puntuales, a saber:

  1. Es usted como Gobernador Bolivariano del Estado la máxima autoridad regional para apoyar una decisión socialista y que cuente con la aprobación de todos.
  2. Ha sido asignado por el Ministro del Poder Popular para la Energía Eléctrica, en rueda de prensa celebrada en la Asamblea Nacional en julio de este año, como el responsable político por parte del Gobierno Revolucionario para llevar este debate a buen puerto.
  3. Usted como agente político que se ha involucrado con la dinámica y la historia del Estado Zulia y su gente, sabemos que conoce y reconoce perfectamente la problemática planteada y los años que las personalidades, comunidades indígenas y colectivos de trabajo llevamos investigando y accionando en la calle con posiciones puntuales y serias que buscan en el más sincero y necesario de los esfuerzos construir un mundo posible para la vida en el marco de un proyecto ecosocialista desde nuestra realidad bio y sociodiversa local.

Compañero Jesse Chacón nos dirigimos a usted porque fue asignado por el Presidente Obrero Nicolás Maduro como el sujeto político de Estado responsable para solventar la crisis eléctrica heredada de gobiernos anteriores, en el marco del Plan de la Patria 2013-2019, asumiendo la tarea política directa que nos dejó el Comandante Supremo de esta Revolución Hugo Chávez Frías.
 
En tal sentido, y en respeto a su legado, consideramos:

1) Que debido a esta lucha que hemos sostenido movilizados en la calle durante años en ocho (8) oportunidades en público el comandante Chávez se pronunció de manera contundente en contra de la explotación de carbón en las cuencas del Guasare, Socuy, Cachirí y Maché que alimentan de agua a tantos venezolanos en nuestra región, porque alteraría significativamente esos ecosistemas y sería contradictorio con el proyecto político. El pronunciamiento más contundente se logró luego que el 31 de marzo de 2005 más de 3000 personas nos movilizáramos en un esfuerzo propio para solicitarle al Presidente en Miraflores que no se explotara más carbón en estas cuencas, estábamos: las comunidades indígenas de la región y del oriente del país, el movimiento campesino, el movimiento social por una comunicación comunitaria, libre y alternativa, y diversos colectivos sociales de la capital.  En esa oportunidad se logró que el Presidente asignara a la compañera Jacqueline Faría para que elaborara un informe que salió en julio de 2005 y concluyó que la explotación de Carbón era inviable para Venezuela porque entre otras cosas aportaba el 0,34% al PIB y significaba daños ambientales irreversibles por mucho cuento y tecnología que quisieran vendernos, se demostró con eso que la explotación de carbón es un negocio de pocos a costillas del sacrificio de muchos, del pueblo.

2) Que usted como actor clave de este proceso revolucionario y leal al presidente Chávez es capaz de cumplir lo que anunció en rueda de prensa en la Asamblea Nacional al decir que este es un Gobierno que respeta e incluye la decisión de las comunidades y los colectivos ecologistas, consideramos que ese es el camino, sin embargo le advertimos, que durante esta lucha nos hemos encontrado con distintos funcionarios, asesores de comisiones de energía y minas, presidentes de instituciones del Estado que fueron tarifados por empresas transnacionales, así como líderes comunitarios que reciben pagos puntuales de la trasnacional irlandesa Caño Seco para financiar movilizaciones a Caracas solicitando la apertura de nuevas minas, mecanismo de control y fragmentación de la resistencia que tiene un referente inmediato en las minas del Cerrejón del lado colombiano y del paramiritarismo ante el pueblo Wayuu. 

3) Que se muestra de manera evidente el motivo por el cual estamos ante un dilema histórico, político y podría decirse civilizatorio reconocido por el Presidente Chávez y asumido por el Ministro Chacón en sus declaraciones aun cuando nos referimos a una problemática puntual a una escala regional que sin lugar a dudas trae consecuencias globales. Lo que también es innegable, y que está sistemáticamente documentado, es que esta problemática se ha visibilizado en el escenario político nacional y regional por la constancia militante de un conjunto de colectivos que hemos asumido con disciplina la investigación y la acción para la transformación junto a las comunidades que habitan estas cuencas.

Dadas las consideraciones y argumentos expuestos anteriormente las personas y colectivos firmantes concluimos que las propuestas presentadas al dilema actual que supone la construcción de una termoeléctrica a base de carbón en el Guasare por parte del Ministro Chacón son cónsonas con las reflexiones y propuestas que durante años hemos construido desde el movimiento social, indígena y ecologista, es por ello que, vemos una situación idónea para darle cuerpo en el marco de una democracia participativa y protagónica a una alternativa que permita construir el proyecto ecosocialista al que nos invita el 5to. Objetivo Histórico de la Patria. Dado que por no tratarse de un mineral indispensable en nuestra economía y nuestra generación eléctrica puede ser sustituido perfectamente por fuentes energéticas más limpias sin afectar la capacidad y brindándole realmente mayor grado de felicidad al pueblo como lo plantea el proyecto que juntos debemos construir.   

En dos declaraciones realizadas este año, usted Ministro Jesse Chacón, ante el dilema planteado de construir o no la Termoeléctrica ha manifestado dos posibles salidas: con respecto a las minas de carbón luego de expresar la existencia de nuevas tecnologías en la materia y preguntarse qué hacer, asomó la opción de cerrar las minas si era necesario y así lo decidían las comunidades porque este es un gobierno que escucha a las comunidades. En otra declaración, usted presentó dos posibles caminos ante la coyuntura eléctrica en el occidente del país, la primera era construir una termoeléctrica en el Guasare, y la segunda consiste en ampliar la capacidad de generación de Termozulia a base de gas, es decir, que lo planteado es hacer o una cosa o la otra, luego de largos debates en el seno del movimiento social y tomando su palabra, proponemos:    

  1. Que la decisión tomada surja de un debate y acuerdo público que incluya no solo a los especialistas de las entidades públicas sino a las comunidades indígenas afectadas y a los representantes del movimiento social y ecologista que hemos investigado durante años el tema, luchadores sociales y comunitarios que dedicaron su vida al estudio de distintas áreas del conocimiento vinculadas, a saber: biólogos, antropólogos, comunicadores, abogados, agrónomos, gestores ambientales, escritores, artistas.
  2. Que se avance en las opciones presentadas por el Ministro Chacón: El cierre de las actuales minas y la ampliación de termozulia utilizando gas, lo que se traduce en una fuente de energía más limpia.
  3. Que se desarrollen en las cuencas afectadas por la explotación de carbón y sensibles a ser explotadas proyectos socioproductivos comunitarios con la ayuda técnica de las instituciones del Estado y los colectivos de trabajo social y ecologista que presentamos esta carta, tomando como referencia directa la experiencia sostenible y ecoproductiva que hoy en día desarrollan los compañeros de la Organización Indígena Wayuu Maikiraalasalii en la cuenca del Socuy para la reforestación de la sierra y el rescate de los corredores biológicos y la sostenibilidad alimentaria de las comunidades desde las formas propias de su cultura.   

A la espera de un debate sincero para la construcción de alternativas a esta problemática, suscribimos el documento los siguientes colectivos de trabajo y sujetos de lucha territorial: