Pasar al contenido principal

16 AÑOS

Enigmas, Misterios y Leyendas Miguel Azpúrua

Este pasado día 18 de agosto, se cumplieron 16 años consecutivos de publicación de nuestra columna de los miércoles, “Simple y Llanamente”, en “Yaracuy al Día” el periódico estandarte del estado Yaracuy y sus adyacencias; ha sido de mucha satisfacción y trascendencia haber estado entre ustedes –consecuentes, amables y dilectos lectores-, durante un poco más de 3 lustros, comentando y disertando sobre diversos tópicos del acontecer local, regional, nacional e internacional. Creemos haberlo hecho con la mayor objetividad posible, sin parcialidades de índole alguna –aunque algunos fanáticos y desquiciados nos insulten recurrentemente por las opiniones y críticas que emitimos a través de esta columna-, tenemos nuestras inquietudes tanto políticas como socioeconómicas, y por ello no estamos exentos de que esa condición pueda en algún momento, condicionar tales expresiones; nuestra intención y finalidad, es y será siempre el bienestar de la Patria y de nuestros conciudadanos, por ello hemos dedicado más de 50 años al ejercicio periodístico que tantas complacencias y reconocimientos nos han proporcionado, desde que nerviosamente escribíamos –con dos dedos- en una desvencijada máquina de escribir manual, marca “Smith Corona”, nuestros primeros artículos para el diario “El Carabobeño”, dirigido entonces por Manuel Isava. Seguimos la carrera de Comunicación Social, simultáneamente con la Ingeniería, en nuestra inolvidable Alma Mater, la Universidad Central de Venezuela.
“Simple y llanamente” nace en este medio por anuencia y convenio con el doctor Carlos Pinto Acosta, director entonces, con el propósito de proporcionar entretenimiento, información miscelánea, críticas y reconocimientos a lo que a nuestro juicio de valor lo merezca; es muy  significativo el hecho de que nunca hemos sido censurados o cuestionados por la dirección de este diario, escribimos con la libertad más absoluta, practicamos la ética del Código periodístico con respeto, no utilizamos la injuria ni la difamación; y es motivo de gran orgullo haber recibido el Premio Nacional de Periodismo, 2006, por nuestros escritos en este medio. “Yaracuy al Día” cumplió en noviembre pasado 40 años de presencia activa en la colectividad, y desde hace mucho tiempo es el símbolo más autorizado de la “expresión y voz de la conciencia pública”, tal y como se evidencia en su lema o divisa. Un nutrido grupo de profesionales dedicados con ahínco para transmitir las informaciones veraces, sin sesgos ni parcialidades, guiados por el afán de hacerlo mejor cada día; en otro sentido la dirección de “Yaracuy al Día”, no ha escatimado esfuerzo para estar actualizado, contando con maquinaria y tecnología de punta, para que la noticia llegue a ustedes de forma cabal y honesta. Conste que no practicamos la loa ni la lisonja, estos conceptos nos nacen de la seguridad que lo dicho es una palpable e insoslayable realidad.
Pues bien. “Simple y llanamente” ha procurado estar atento a sugerencias y recomendaciones de nuestros gentiles lectores, es por ello que nos distinguen semana a semana participando en nuestros concursos sobre conocimientos generales, y con la sencilla recompensa de un buen libro; hemos obsequiado más 500 ejemplares, en nuestra secuencial sección: “Conteste y gane”, y esperamos estar con ustedes hasta que nos toque la visita de La Parca. A partir del venidero mes de septiembre, adaptaremos algunas secciones de acuerdo con la dinámica de los nuevos tiempos y el prevalecimiento, criterios  y sugerencias de la colectividad, que hemos recibido con la mayor complacencia y beneplácito. Por ello les animamos a proseguir en comunicación con nosotros con el fin de que el esparcimiento y la información que les proporcionamos sea, día con día, más amena, entretenida  y constructiva. Y que si de alguna manera esta columna lo logra –aunque sea en parte-, la intención y la finalidad, habrá tenido razón de ser. Es nuestro mayor y único deseo, y nuestra mayor recompensa.  
Desde esta tribuna de opinión, nuevamente expresamos nuestro sincero reconocimiento a todas y todos ustedes, por la distinción de ocupar parte de su tiempo en leernos, llamarnos y participar activamente en el desenvolvimiento de “Simple y llanamente”, que esperamos sea por mucho tiempo más. Reciban de nuestra parte un afectuoso saludo, y el permanente deseo de que seamos mejores cada jornada que se cumpla, no solamente en lo económico, sino en lo deontológico, lo que se traducirá en una mejor sociedad con buenos ciudadanos, que pongan en acción la urbanidad, la cultura y el civismo; reivindicar los valores morales, tan extraviados en los actuales momentos, de impotencia, de inseguridad, de frustración, desespero y depauperación, pero manteniendo siempre las  esperanzas de un destino mejor. Nuestra Patria se lo merece, y así mismo nuestros descendientes que al fin y al cabo de ellos es el futuro. Por todo lo expuesto, no duden en sugerir, indicar, recomendar, en fin expresar su valiosa opinión con respecto al modesto trabajo que realizamos, siempre pensando en nuestra madre común: ¡Venezuela!
      
       
  
 
                                                                                               

miguelazpurua@gmail.com

Miguel Azpúrua