Pasar al contenido principal

Colombia: Batallón de Alta Montaña N° 9 bombardea blancos campesinos y animales en Zona de Reserva Campesina

Escrito por Andrés Barona Olmos

Un caballo-mula, blanco militar por las bombas de 250 kilos de la aviación colombiana. Foto: Andrés Barona Olmos

Miembros del ejército nacional, adscritos al Batallón de Alta Montaña No. 9 al mando del teniente coronel Juan Carlos Mojica, atacaron bienes civiles y causaron muerte a 6 bestias de carga entre yeguas, mulas y caballos en el Caserío de Guayabal, ZRC Pato Balsillas, Municipio San Vicente del Caguán - Caquetá.

El domingo 16 de noviembre de 2014, aproximadamente a las 06:30 am, se inició lo que aparentemente fue un combate en el caserío Guayabal, que se extendió durante media hora. Dicho combate al parecer fue un ataque de la guerrilla a la Base Militar del Batallón de Alta Montaña No. 9, que en contra de reiteradas sentencias de la Corte Constitucional y el Consejo de Estado, fue ubicada por el Ejército a menos de 40 metros del caserío y un puesto de control al interior del pueblo.

Luego de un lapso de 30 minutos de ametrallamiento y explosiones, se dejaron de escuchar disparos, para la tranquilidad del caserío que a esa hora participaba en el polideportivo de las celebraciones del Retorno al Pato, interrumpida nuevamente por una fuerte explosión presuntamente de mortero, en la entrada del pueblo en dirección a Neiva, en cercanías al cementerio de Guayabal.

Hacia las 10:00 am Miembros de la Asociación Municipal de Colonos del Pato AMCOP, entre ellos los señores Miguel Córdoba y Javier Soto, junto a defensores de DDHH como el ciudadano español Alfonso de Colsa miembro de la Corporación Defensora de DDHH Caguán Vive y Andrés Barona corresponsal para la ZRC Pato Balsillas de la Agencia Prensa Rural, junto a la periodista Yenni Alejandra Chacón quien realizaba el cubrimiento de medios al 34 Festival del Retorno al Pato y demás miembros de la comunidad conformaron una comisión para verificar lo sucedido, desplazándose hasta el lugar donde se escuchó el impacto del mortero.

Al llegar al sitio, vieron desde la parte trasera de unas viviendas, contiguas al matadero del caserío, en un potrero despejado de unos 800 mts a la redonda un cráter de 5 metros de diámetro que contenía en el centro restos de una granada de mortero que tiene inscrito el siguiente serial MO112 A 2 - 001 A 05. Dicho cráter está ubicado aproximadamente 100 metros del cementerio, el matadero del caserío y las primeras viviendas del pueblo.

La imagen que nos encontramos no podía ser más dantesca. Al final del cementerio, a 20 metros se encontró el primero de los animales, una mula de color marrón oscuro, con exposición de sus vísceras y aún viva. Pocos minutos después pereció. 40 metros alrededor de lugar donde se halló los restos de la granada de mortero se encontraron fragmentos esparcidos de huesos.

El resultado final de la explosión fue de 6 animales de carga, entre ellos un caballo, dos yeguas y 3 mulas, muertos o moribundos afectados por las esquirlas y presuntamente impactos de bala. Las lesiones que les provocaron sus muertes, consistían en fracturas de piernas y exposición de vísceras.

Cuando la Comisión se acercaba al lugar vistiendo prendas blancas varios de sus integrantes, militares desde la base ubicada a unos 1000 mts de elevación dispararon una ráfaga de fusil para evitar que lograran verificar lo que ellos habían provocado.

El día lunes 17 de noviembre de 2014, a las 04:40 pm, el corresponsal en la ZRC Pato Balsillas de la Agencia Prensa Rural, Andrés Barona Olmos, fue informado por el militar que estaba al mando del puesto de control ubicado a 1500 metros del caserío de Balsillas, a 45 kms. del caserío Guayabal, cuando regresaba a Neiva, que se había desarrollado un combate el domingo 16 de noviembre en cercanías al caserío, donde la guerrilla había dado de baja a dos militares, uno herido y otro muerto.

Para la comisión que verificó el lugar del impacto y el señor Héctor Alonso, quien estaba en la vivienda ubicada a 100 metros de donde impactó el mortero, habitante de la vereda El Roble, ubicada a 5 horas en mula del caserío, y propietario de tres de los animales muertos, que previamente escucharon los disparos y explosiones, quedó claro que el mortero que impactó a las seis bestias, fue el escuchado 20 minutos después de los combates, cuando ya habían terminado los enfrentamientos.

Al día siguiente, el lunes 17 de noviembre, se escuchó aproximadamente a las 07:20 a.m., una nueva explosión de mortero, siendo entrevistado hacia el mediodía el señor Oyden Pulido Ninco de 62 años de edad, habitante de la vereda San Luis del Oso, propietario de una finca distante una hora caminando del caserío quien informó que el impacto escuchado mató 4 reses raza Hoster tipo leche que producían alrededor de 16 litro diarios del líquido, avaluadas en 14 millones de pesos, que eran de su propiedad. El señor Oyden Pulido, logró tomar unas fotografías del estado en el que quedaron sus reses y dos fragmento de la granada de mortero que le impactó.

Justo antes de emprender nuestro regreso a la capital bambuquera y salir del caserío Guayabal, fuimos informados por campesinos que presuntamente uno de los oficiales que dirige la base ubicada en Guayabal, propuso una reunión con los afectados de estos bombardeos para conocer estas afectaciones.

Las imágenes que publicamos a continuación, pueden llegar a ser muy impactantes para los lectores. Rogamos discreción en su divulgación. Se publican con fines estrictamente periodísticos y humanitarios para que se conozca la situación que día a día tienen que soportar los habitantes de la ZRC Pato Balsillas.

Al llegar a Neiva, tuvimos conocimiento de la suspensión de los diálogos que se están llevando a cabo en La Habana entre el gobierno nacional y las FARC EP, de forma unilateral por parte del presidente Juan Manuel Santos por cuenta de la retención de un general llevada a cabo presuntamente por integrantes de las FARC EP en el departamento del Chocó, convirtiéndose en una muy mala noticia para los líderes sociales y población en general de esta ZRC, quienes esperan que se desarrolle una tregua bilateral y cese al fuego que permita cesar el impacto en la población civil del conflicto armado y ayude al desescalonamiento del conflicto que permita la firma de acuerdos para lograr una paz estable y duradera, que desmilitarice la ZRC Pato Balsillas.

Noticia en desarrollo...

Andrés Barona Olmos

Corresponsal ZRC Pato Balsillas, Agencia Prensa Rural