Pasar al contenido principal

Correa los llama sicarios de tinta

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, arremetió contra ciertos medios de comunicación críticos a su gestión, a los que tildó de "sicariatos de tinta", por difundir informaciones falsas contra su Gobierno.

En su habitual programa sabatino, el mandatario ecuatoriano enunció varias informaciones aparecidas en la prensa, a las cuales tildó de "mentiras" y acciones desesperadas para restar legitimidad a una consulta popular que impulsa por enmiendas a la Constitución y reformas a ciertas normativas.

Destacó noticias sobre la detención y posterior liberación de tres dirigentes indígenas, imputados en un proceso por la muerte de un profesor de la etnia shuar, durante unas protestas en 2009, y que ciertos medios la calificaron, según dijo, de persecución política.

Asimismo, mencionó las versiones de prensa que han calificado de inconstitucionales las preguntas de su consulta popular, cuya legalidad aún está en análisis en la Corte Constitucional.

También defendió a dos legisladores de su movimiento Alianza País, Irina Cabezas y Paco Velasco, acusados de supuesta corrupción y quienes defendieron su inocencia al señalar que las denuncias aparecidas en medios de prensa eran falsas.

"Los corruptos no están en la revolución ciudadana, los corruptos están en la prensa. Sinvergüenzas que siempre han querido manejar este país, lo han hecho a su antojo", y que ahora "tratan de conspirar" contra la consulta del Gobierno, señaló el mandatario.

Según Correa, ciertas empresas informativas están desesperadas porque una de las preguntas de la consulta implica la creación de un "Consejo que regule los excesos de la prensa corrupta".

Por eso, el mandatario dijo que con la consulta, el Gobierno pretende preguntar a la población "si quiere continuar con estos sicariatos de tinta".

También negó que su Gobierno haya iniciado una campaña publicitaria por el Sí en la consulta popular, y dijo que lo que ha hecho es defender el derecho del pueblo a expresarse a través del voto.

Criticó las denuncias de un miembro de una veeduría ciudadana que ha denunciado que el presidente Correa conocía de unos supuestos contratos públicos entregados de forma irregular a empresas de su hermano mayor, Fabricio, también crítico a su Gobierno.

Correa mostró testimonios de otros miembros de esa veeduría que negaban las acusaciones y señaló que el Gobierno prepara un programa especial para contrarrestar esa denuncia, ala que también tildó de "patraña".