Pasar al contenido principal

JAIRO QUIÑONES OPINA

Simpáticos holgazanes, mienten una vez más al pueblo por una

curul en la AN

Jairo quiñones

q_jairo@hotmail.com

Una triste sensación me ha inundado. Leyendo los periódicos golpistas, escuchando las noticias, viendo lo que pasa alrededor del pueblo. La triste sensación de haber dejado de creer en los simpáticos holgazanes que se visten de rojo rojito, para simplemente una vez más, mentirle al pueblo. Al menos eso es lo que hacen en cada elección que se avecine para ocupar un cargo de elección popular; en esta oportunidad le toca a la Asamblea Nacional. Una elección formal, sí, pero en la que a efectos prácticos jamás se hace efectivo la posibilidad de exigir que nuestros responsables rindan cuentas. Sólo cada cuanto, que hay elecciones, en esta revolución aparecen estos simpáticos holgazanes con sus equipos de trabajo pagados por grandes empresarios o mejor dicho capitalistas corruptos, que aportan el dinero para la propaganda de estos simpáticos holgazanes, quienes se verán recompensados con obras para realizar, sin dejar de tasarlo con el 15, 20, 25 y hasta el 30% por cada obra; modus operandi este practicado por El Fantasma, en la Dirección de Infraestructura del estado Mérida, en la cual es director. Este “señor” es uno de los simpáticos holgazanes que aspira una curul en la Asamblea Nacional; impuesto nada más y nada menos, que por el ministro Rafael Ramírez ¿Quién entiende esta vaina?

En estos momentos existen cantidades de simpáticos holgazanes en tal y cual listas, aspirando por esa curul tan apetecible por estos simpáticos holgazanes; listas estas que apesta, ya que estas listas, lo único que persiguen, es, complacer los gustos de cada uno de estos simpáticos holgazanes, y de sus secuaces, uno más sucio que otro o siempre peor. Y en medio de esto, nada de nada. A esperar. Y el pueblo se arrecha, porque los auto postulados que no son otros que el mismo pueblo, van en desventajas con estos simpáticos holgazanes que más adelante tengan la plena seguridad que se convertirán en vulgares Wilmer Azuaje, y que tienen sus equipos pagados por empresarios corruptos, que lo único que buscan son beneficios personales. Embaucan al pueblo, le hacen creer al pueblo que su opinión cuenta para algo, lo que es rigurosamente falso. Ya que estos simpáticos holgazanes utilizan al mismo pueblo como instrumento político; ya que solo se les ve la cara a estos simpáticos holgazanes en periodo de elecciones.

La primera víctima de las elecciones es siempre la verdad. Es un tópico mil veces repetido, pero no por ello menos cierto. En mayor o menor medida, la verdad, la incómoda verdad, acaba siendo un incordio molesto para estos simpáticos holgazanes. Estos simpáticos holgazanes, se parecen muchísimo a la oposición, falsean la información: la incultura, le falta información, permiten manipular fácilmente la opinión pública y la dirigen donde les interesa para lograr su objetivo en cada momento.

Hasta la Victoria Siempre   Venceremos.