Pasar al contenido principal

¿ASISTIRÍA EL PRESIDENTE CHÁVEZ A LA TOMA DE POSESIÓN DEL NETANYAHU DE COLOMBIA?

José Sant Roz

Se perfilan años muy duros para las relaciones entre Venezuela y Colombia. El candidato Juan Manuel Santos ha tratado de hacer gestos amistosos hacia Ecuador y Venezuela, al tiempo que proclama que se siente orgulloso de que a Colombia la comparen con Israel en momentos en que este país es severamente condenado en el mundo por su criminal acto de piratería contra la Flotilla de la Libertad.

Todo queda dicho, pues. Colombia tratará entonces de aplicar las técnicas genocidas contra su propio pueblo y contra los vecinos. El ministro de atrasadillo mental (de la Defensa de Colombia), Gabriel Silva, por su parte ha señalado que "los deseos expansionistas del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, han sido disuadidos" y que está preparado para defender la soberanía de su país.

Todos anuncios terribles contra nuestro país y tomando en cuenta además que cerca del 70% de los colombianos radicados en Venezuela votaron por Santos. De modo que tenemos un trabajo complicado por delante, porque ese grueso de los colombianos en Venezuela representan un peligroso caballo de Troya para la seguridad nacional. El Gabriel Silva a dicho en una entrevista publicada por el diario El Tiempo, de Bogotá: "En estos meses hemos parado el macho (avance) a Chávez". Añadiendo este jefe uribista y de la misma calaña de Santos: “las fuerzas de seguridad del país están preparados para defender a la nación, y reiteró su propuesta de crear una base militar en Barranquilla.”

Al mismo tiempo Santos dijo que será diplomático y firme con Chávez, si gana la segunda vuelta de las elecciones, previstas para el 20 de junio. "Ojalá podamos tener buenas relaciones, que respetemos nuestras diferencias y que, por el bien de nuestros pueblos, tengamos vínculos cordiales", todo en un tono burlón, cínico y desafiante.

Me escribe un amigo desde Bogotá y me plantea lo siguiente:

  • Que Juan Manuel Santos es un enemigo a muerte de las FARC, de las cuales escapó luego de tenerlo secuestrado por más de seis años.
  • Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), han sido la piedra en el zapato que ha originado todos los desencuentros de los presidentes actuales de Venezuela y Colombia, Hugo Chávez y Álvaro Uribe, respectivamente. Punto que no comparto, porque Uribe tiene el mayor interés en que las FARC no entre en negociaciones. Le conviene la guerra, al igual que Santos.
  • Lo de las bases militares de EEUU, en territorio colombiano, no es otra cosa que la justificación argumental de la separación de hecho, que ya existía. No estoy de acuerdo: las bases son un viejo plan de imperio, que de paso significa la vida del propi Uribe y de Santos.
  • Para mi amigo hay posibilidad de recomponer y  reconstruir las relaciones diplomáticas y económicas, lo que yo no creo en absoluto.
  • Dice este amigo: “No albergo la menor duda, que en el mismo momento en el cual se proclame oficialmente, la victoria de José Manuel Santos en las próximas elecciones colombianas, recibirá un mensaje de felicitación, algo escueto, del presidente Hugo Chávez. Juan Manuel Santos responderá sobre la marcha, agradeciendo el gesto y haciendo votos por un futuro promisorio entre ambas naciones. Incluirá en su respuesta una invitación cordial para la toma de posesión. Hugo Chávez, está consciente de la respuesta que vendría, pero esperará el desarrollo de los acontecimientos para tomar la decisión de asistir o no. El impedimento sería la presencia imprescindible de Álvaro Uribe en el acto de trasmisión del mando de la república de Colombia. En el caso de que el presidente Hugo Chávez, se abstenga de no asistir, por razones políticas o personales, deberá encontrar una justificación absoluta y totalmente racional. De otra manera, la ofensa sería imperdonable para Santos y sus allegados en el poder. Aquí si puede comenzar una relación sumamente peligrosa.”

Para mí, no podría pasar ni por asomo la más mínima intención de nuestro Presidente de acudir a Bogotá para la toma de posesión de un hombre de la calaña de Santos que justifica los crímenes de Israel y se vanagloria de que a su país lo comparen con esa lacra. ¡Cómo se vería en el mundo (sobre toto en el medio oriente) ese encuentro entre el Netanyahu de Colombia y el nuevo Bolívar de América!

  • Se aprecia que el amigo colombiano se encuentra muy desesperado moral y económicamente por la firme posición de Chávez y trata de buscar una solución a tan tremendo conflicto y por eso añade: “Los movimientos en las fronteras no se harían esperar, de tal manera que la vida cotidiana de quienes habitan en ambos lados de las líneas divisorias de ambos países, será totalmente modificada. El presidente Hugo Chávez y sus principales asesores políticos, analizarán a fondo el problema y están obligados a encontrar una solución válida, incluyendo el manejo de la presencia del ex presidente, para ese momento, Álvaro Uribe Vélez. A nadie le cabe la menor duda, que si el probable presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, se comportan como jefes de estado, que tienen responsabilidades extremas con sus pueblos, deberán subalternizar sus intereses personales a los intereses de ambas naciones.”

Está muy equivocado el amigo neogranadino porque no entiende para nada entonces de la lucha continental de los pueblos de América Latina, en la cual Chávez es apenas un elemento conductor de primer orden, pero que se trata de una batalla que comenzamos en Venezuela en 1810. Pero su análisis es significativo de las próximas piezas que se jugarán sobre un tablero que está ardiendo por los cuatro costados. Para mí es definitivo que Chávez no irá a la toma de posesión de ese maldito.