Pasar al contenido principal

Reunión de locas y asesinos en Chile, contra Chávez

``No sabes lo que daría porque Chávez me insultara a mí como te insulta a ti'', le dijo Clinton, según relató Aznar.

 

EFE - SANTIAGO DE CHILE: El escritor peruano Mario Vargas Llosa y los ex gobernantes José María Aznar, de España, Alvaro Uribe, de Colombia, y Jorge Quiroga, de Bolivia, arremetieron el viernes contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y pidieron a Brasil que sea más activo ante las ``amenazas'' a la democracia.

Los cuatro coincidieron en Santiago en un seminario sobre ``El futuro de la libertad en un mundo global'', organizado por la conservadora Fundación ``Libertad y Desarrollo''.

El Nobel de Literatura Vargas Llosa, que definió a Chávez como ``anacrónico y risible'', consideró que el mandatario venezolano no representa ``la cara de la izquierda'' latinoamericana actual, que a su juicio sí está encarnada por los Gobiernos de Brasil y Uruguay y por los de la Concertación en Chile.

El escritor peruano dio por sentado que América Latina no va a seguir ni el modelo cubano, ``que está en un proceso de desintegración'', ni el venezolano, que en su opinión ``es viejo'' y ``no funciona''.

Sin embargo, alertó de los ``populismos con resultados catastróficos'' que a su juicio están implantados en Bolivia, Nicaragua y Ecuador, aunque consideró ``un gran paso'' que las dictaduras hayan abierto camino en la región a ``democracias imperfectas''.

Antes de la exposición de Vargas Llosa, Aznar dialogó con Uribe y Quiroga en el que el ex presidente del Gobierno español (1996-2004) identificó el ``socialismo del siglo XXI'' como uno de los tres riesgos para la libertad en Latinoamérica, junto a la criminalidad y el narcotráfico.

El también presidente de honor del Partido Popular español confesó, a modo de anécdota, que en una ocasión el ex mandatario estadounidense Bill Clinton le dijo que él era la persona que más envidiaba en el mundo.

``No sabes lo que daría porque Chávez me insultara a mí como te insulta a ti'', le dijo Clinton, según relató Aznar.

El ex gobernante ensalzó la decisión de Brasil de ``ser el país del presente y ejercer como uno de los nuevos poderes'' globales, pero recalcó la importancia de que este país ``esté en la buena orientación política''.

En tanto, Uribe (2002-2010), que fue el único que evitó nombrar a Chávez, alertó sobre la existencia de ``nuevas dictaduras en ciernes, que se proclaman como los líderes de la izquierda e incurren en los peores vicios de las dictaduras de derecha''.

Al preguntársele por el papel de Brasil en la región, Uribe recordó que su Gobierno apoyó la creación en el 2008 de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), concebida como un proyecto de Luiz Inácio Lula da Silva, pero exigió que esta organización rechazara los grupos violentos.

En una aparente alusión a Brasil, Uribe añadió que ``un poder económico'' debe también tener ``una posición clara frente a los agresores de la democracia y a los cómplices del terrorismo'', y criticó la estrategia del ``apaciguamiento'' diplomático que a su juicio se ha extendido en la región.

``Quisiera que (Brasil) fuera un vecino más activo cuando se vean abusos a la democracia'', recalcó por su parte el ex presidente de Bolivia Jorge Quiroga (2001-2002), quien consideró que Unasur se planteó como un espacio para dejar fuera a EE.UU. y México y ``acorralar'' a Uribe.

Quiroga aseguró que la influencia de Chávez está menguando a nivel internacional, pero su proyecto sí se está fortaleciendo dentro de sus cuatro ``enclaves'', que a su juicio son Bolivia, Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Para Quiroga, el presidente venezolano, al que se refirió como ``Cha'', ``es un problema, es un perjuicio, y la amenaza más grande a la libertad y la democracia en la historia de América Latina'', y llamó a reformar la Carta Democrática Interamericana para hacerle frente.

Read more: http://www.elnuevoherald.com/2010/12/18/855738/fuego-graneado-contra-chavez-en.html#ixzz18StMo1XL