Pasar al contenido principal

Moronta se une a la Pandilla Salvaje

(El Nacional) El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana y arzobispo de la Diócesis de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana, afirmó ayer en Táchira que recibió con beneplácito el llamado a diálogo que hizo el presidente Hugo Chávez.

"Venezuela está prácticamente partida en dos. En un país fracturado no se puede construir ni progresar en la justicia y la paz. La división, la polarización, siempre serán germen de violencia y de odio y por ese camino Venezuela no tiene futuro, así que el llamado del Presidente es importante.

Ojalá se concrete y supere el mero contexto electoral y coyuntural", dijo Santana en la celebración de la misa en honor a San Sebastián, patrono de los tachirenses.

Expresó que si el gobierno lo solicita la Iglesia Católica está dispuesta a servir de mediadora para las conversaciones. "Un país tampoco se construye con diálogos pasajeros. Una democracia está en permanente diálogo", acotó Santana.

Monseñor Santana espera que las elecciones de 2012 sean pacíficas. "Que sea una campaña limpia y transparente, y que todos los organismos involucrados en su ejecución cumplan con su deber. Que no creamos que los políticos sean los que lo hacen todo. La base firme de una democracia y la construcción de un país está en cada uno de los ciudadanos.

Una realidad. Monseñor Mario Moronta, obispo de la Diócesis de San Cristóbal, también expresó su deseo de que se cumpla el intercambio de ideas que ofreció el jefe del Estado.

"A pesar de que mucha gente se burló cuando lo planteó y piensa que eso es algo ilusorio, yo sigo pensando en su necesidad, y si el Presidente ha ofrecido y abierto las puertas al diálogo lo invito a que lo haga realidad. Es urgente que dialoguemos. No es sólo escucharnos o dejar que el otro hable, es encontrar un consenso en beneficio del país", afirmó.