Pasar al contenido principal

ANIVERSARIO DE UNA COBARDÍA

PEDRO R. QUINTERO GAMBOA

Hace 8 años el ex–presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ruega que los Estados Unidos invadan el Amazonas.

A pesar del título mi intención no era calificar la actuación de Uribe.  Las calificacionesse las quería dejar a los lectores.

El ex-presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, el 27 de enero de 2003 en el Foro Económico Mundial realizado en Davos, Suiza, reunión sobre "Los valores de la mundialización", pidió que Estados Unidos invada militarmente y controle el territorio de la Amazonia.

Para justificar esta infamia Uribe argumentó que esta acción era necesaria para la lucha “antiterrorista”, y para reforzar su súplica dijo que esta intervención era más prioritaria que la guerra contra Irak.

El territorio de la Amazonia en su mayor parte corresponde al Brasil y en menor proporción a Colombia, Bolivia, Guyana, Surinam, la Guayana Francesa, Ecuador, Perú y Venezuela.

La región amazónica es muy codiciada, porque es el mayor reservorio ecológico del planeta, y cuenta con inmensas riquezas minerales y vegetales. En gran parte está ocupada por poblaciones y etnias originarias. Grandes extensiones selváticas predominan en el territorio amazónico que en su mayoría está deshabitado.

Uribe sirvió como un títere del imperio gringo en esta burda maniobra que tendría como objeto entregarle en bandeja de plata la rica biodiversidad del territorio amazónico.

De hecho lo intentó al querer permitir la instalación de las siete bases militares de los Estados Unidos en territorio colombiano. Con esta otra manipulación creía que mataba dos pájaros de un sólo tiro: entregaba la Amazonia y le brindaba la oportunidad a los norteamericanos para que ocuparan militarmente a Venezuela y también se adueñaran de nuestros yacimientos petrolíferos sin importarle que esa acción inevitablemente ocasionaría el derramamiento de sangre de sus hermanos.

Debemos tener presente que la voracidad del imperio yanqui no es sólo por sus necesidades de petróleo sino también por sus necesidades de agua dulce, ya que sus fuentes de este vital líquido también se les están agotando, debido a su hiperconsumo y eso motiva su aspiración de apoderarse de las grandes reservas de agua dulce ubicadas en el territorio amazónico.

Algunos estudiosos de la geopolítica afirman que en un futuro cercano las guerras ya no serán para apoderarse del petróleo de las naciones que lo poseen, sino para arrebatarles el agua dulce que ya es deficitario en muchas regiones del mundo.

Ya el imperio yanqui ha adelantado gestiones en este sentido de asegurase otras nuevas reservas de agua por medio de la fuerza. Ha instalado una de las bases militares más grandes de que dispone en Latinoamérica en la triple frontera argentino-brasileño-paraguaya, donde se encuentra el Acuífero Guaraní, la segunda reserva subterránea de agua dulce más grande del mundo.

La verdad no es que yo no quiera calificar al ex-presidente Álvaro Uribe Vélez, sino que no encuentro como catalogarlo. Juzgando esas actuaciones sería muy simple asignarle cualquier adjetivo, pero creo que para que un hombre que ejerza la presidencia de su país y tenga ese comportamiento  tan indigno, propio del más ignorante, del más débil o del más desalmado de los colombianos, debe recibir una remuneración muy alta o ser víctima de una extorsión muy seria que lo ha obligado irremediablemente a bajarse los pantalones ante el imperio del norte.

Dirección electrónica: prqg@hotmail.com

Pedroquinterogamboa.blogspot.com