Pasar al contenido principal

Salieron escuálidos egipcios a defender a Mubarak

La manifestación pro Mubarak ha vuelto a las calles de El Cairo, como ocurrió ayer noche, discurriendo a 500 metros de la plaza Tahrir donde se concentran las protestas para tumbar al régimen. Son algo más de mil personas las que marchan en apoyo al presidente, armados con resplandecientes banderas egipcias recién compradas, algo que no se había visto hasta ahora en las protestas convocadas por la oposición.

De momento todo discurre de forma tranquila. Sin visos de enfrentamiento. Pero los rumores es que son marchas orquestadas y pagadas por Mubarak en las que hay agentes infiltrados que en cualquier momento pueden provocar choques con los manifestantes que piden el fin del presidente que ha dirigido Egipto en los últimos 30 años.

Los egipcios pro Mubarak caminan además por las zonas protegidas por el Ejército, donde el resto de la población no tiene acceso. Por eso todo el mundo cree que los militares tienen orden de dejarles marchar por ahí, en un área cercana a la sede de la televisión pública y al Ministerio de Asuntos Exteriores.

Llevan una tira de banderas de muchos metros, símbolos del Estado y lemas a favor del todavía mandatario egipcio como: "Sí a Mubarak", "Mubarak significa seguridad", "Están traicionando a Egipto" o "Alá es grande". Esta última frase, por cierto, no se escucha en las protestas convocadas por la oposición.

Las marchas pro Mubarak empezaron, ayer coincidiendo con la "marcha del millón".

Nabawia Shrn, estudiante de Farmacia, asegura a ABC que "hay que apoyar a Mubarak porque no queremos ver a Egipto como Irak. Mubarak significa estabilidad durante décadas. Si no está, el país será un caos".

«Egipto no merece estos traidores»

Safti Laba, madre de seis hijos, lleva una banda atravesando su cuerpo donde se lee, en árabe, "no te vayas Mubarak". Y otra en la cabeza con la frase: "Egipto no merece estos traidores". La mujer viene de Giza y confiesa: "Amamos a nuestro presidente porque ha construido Egipto. Es nuestro padre. Él está con Dios y con el Corán. Egipto le debe q ha abierto las escuelas, tenemos teléfonos móviles y los periodistas estáis aquí gracias a él".

Tras escuchar algunos de estos comentarios, un civil que participa en las protestas de la oposición asegura: "Estoy dolido de lo que veo en la calle, porque hay compatriotas que se prestan a apoyar las manifestaciones a favor del sátrapa. Si fueran actores, ganarían el Oscar".

Pero no sólo esta protesta se produce en el corazón de El Cairo. También en Mohandesin, un barrio de familias ricas, hay filas de coches pitrando y gente gritando "Sí a Mubarak". Un estilo de protesta que no se había visto hasta ahora y que tiene el beneplácito de las fuerzas de seguridad, al permitir que los coches circulen en convoy cuando en el resto de la ciudad está prohibido.

De momento no hay choques entre unos y otros en la capital egipcia, pero ayer en Alejandría se enfrentaron con cuchillos y el Ejército tuvo que intervenir para separarlos.