Pasar al contenido principal

Sigue indolentemente el contrabando de gasolina hacia Colombia

En tanques ocultos se llevan la gasolina
Yanivis Florián Cadena - El contrabando de gasolina, que se creía era un problema propio de los municipios Guajira y Mara, ahora está activo en la capital zuliana.
Algunas estaciones de servicio del noroeste de Maracaibo son “desangradas” sigilosamente, por los llamados “bachaqueros”, que ante las próximas medidas de automatización de las estaciones por parte del Gobierno nacional, trasladaron sus operaciones a la ciudad.
Se trata de una red de complicidad que comienza con sobornos, por parte de los contrabandistas, a los operarios de la estación de servicio para que vendan gasolina varias veces al mismo comprador, que acude con tanques camuflados en carros preparados, según revelaron a este diario testigos de la irregularidad que resguardan su identidad por temor a represalias.
También involucra a funcionarios policiales o castrenses, que permiten el paso del combustible hasta Colombia. En la parroquia Idelfonso Vásquez, al oeste de la ciudad, los bachaqueros ya tienen la “zona contratada” sobre cómo y dónde comprar el combustible y quién se encargará de transportarla hasta Maicao, por diferentes trochas que de los municipios Mara y Guajira.
Las estaciones donde se han visto a los bachaqueros son Bomba Caribe, Los Olivos, Los Aceitunos y Ziruma. Un vecino del barrio Cujicito detalló cómo saquean la gasolina en las estaciones de Maracaibo.
“A las 5:00 de la mañana los bachaqueros salen de los barrios rumbo a la bomba previamente negociada, que está en Cuatro Vías y Los Olivos. Los bomberos cobran entre 5 y 10 bolívares por cada viaje. Por su tamaño, se utilizan carros grandes, tipo LTD, Maverick, Malibú, Fairlane y los camiones 350 y 750. Éstos pueden esconder hasta 200 litros de gasolina. Llevan la carga hasta una casa que sirve de almacenamiento. En Cujicito se encuentra una de las viviendas donde venden el tanque a 180 bolívares. Luego la pasan a pipas y pimpinas, con capacidad de hasta 90 mil litros”, relató.
De esta manera, se llevan la gasolina de las “bombas” de la ciudad. Situación similar ocurre en barrios de las parroquias San Isidro, Venancio Pulgar y Coquivacoa.
“De 4:00 a 5:00 de la tarde llegan los camiones 750 y 350 a la vivienda, de donde varios hombres embarcan el combustible en pimpinas y salen escoltados por funcionarios policiales.
Transitan hacia la vía Las Tuberías, en la Troncal del Caribe. Allí continúan el viaje pagando entre 300 y 500 bolívares a algunos guardias que se prestan para ello”, refirió. Antes de llegar al río Limón se desvían por una trocha ubicada a un kilómetro del puente Limón. Descargan la gasolina en varias lanchas y el camión regresa vacío. Tras pasar la alcabala de la GNB, los camiones vuelven a desviarse y recuperan el combustible.
En Colombia el litro de combustible se vende a 2.500 pesos y al cambiarlos por bolívares (0,22) suman alrededor de cinco bolívares, cuando en Venezuela, por un litro de gasolina, se paga 0,095 bolívares.
La ganancia es millonaria cuando la venta es de miles de litros. Aunque la GN ha informado que en 2011 se han decomisado 200 mil litros de combustible, han sido detenidas 22 personas y 15 vehículos fueron retenidos por contrabando, el “negocio” persiste y se instaló en la capital zuliana, lo que podría generar escasez en los próximos días.