Pasar al contenido principal

Algunas enfermedades, algunos enfermos

Javier Monagas Maita

Hay tres tipos de enfermedades: las reales, las sicosomáticas y las tarifadas. Las primeras son esas en las cuales un mal afecta el buen funcionamiento de algún órgano del cuerpo, es decir corazón, hígado, riñones, etc. Las segundas son padecimientos que no residen en los órganos, si no que es una percepción irreal de la persona. La tercera, es la enfermedad más dañina. Es esa en la cual a una persona, le pagan para que no vea algunas cosas y si vea en cambio otras de manera interesada. Conozco algunos casos severos de esta última enfermedad por ejemplo: el enfermo José Manuel Insulza. Este señor que fue designado para arbitrar y armonizar una organización que agrupa a los estados del continente Abyayala, mediar para impedir la violación de los derechos humanos, promover la solución pacifica de los conflictos entre los miembros, y ante todo ser imparcial. Pues bien. El señor Insulsa, tiene una ceguera muy peculiar. El mal que lo posee, le impide ver los pozos de la muerte en Colombia, los falsos positivos, los asesinatos de indígenas para robarles las tierras, los millones de desplazados por presión del terrorismo de estado, el sicariato industrializado, esa misma ceguera tarifada, le hace desconocer el desangramiento del narco terrorismo en México, la persecución, acoso y asesinato de los indígenas, las represiones y asesinatos de los maestros, profesores y estudiantes, que reclaman justicia y reivindicaciones laborales y estudiantiles, la carnicería producida por las armas norteamericanas, los vejámenes, encarcelamiento y despojos de los inmigrantes por parte de los gobiernos yanquis. Esa invidencia parcializada del secretario de la OEA, no le permite observar el estado de indefensión, persecución, despojo, destrucción de núcleos familiares y expulsión forzada de sus tierras, de sus paisanos Mapuches y otras etnias aborígenes en el Chile de la aberración pinochetista que perdura hoy desde 1973. El señor insulso, sospechosamente no se entera de la situación de los Quom en Argentina, ni la de los desempleados y la represión de que son victimas, ni la de los piqueteros. La nube ocular no de deja ver como se violan todos los derechos Humanos a los indígenas en Panamá, como por uso y abuso de la minería a cielo abierto, se destrozan los hábitats de esas personas, mientras se benefician empresas transnacionales y políticos serviles. No logra observar el secretario de la organización regional de naciones, como en Estados Unidos, se da albergue a los más connotados terroristas, asesinos de toda la partes el continente y que convergen allí, para escapar de la justicia de sus respectivos países. Pero el señor auto (erigido juez) Insulza no se entera de esa realidad. Para él, lo mas horrible que pasa en el continente y que merece su atención comprada con lujos y dinerillo inorgánico, es la situación de una rabo pelaos, que obedeciendo instrucciones del imperio sionista, se lanzan en una mampara de huelga de hambre, que al final es una juerga. Merece la atención, sumarse a un chantaje, para que se liberen de las cárceles venezolanas, a asesinos, extorsionadores, genocidas y ladrones que se han puesto al servicio de quien paga los favores de Insulza. No está solo en su ceguera el señor secretario. Lo acompañan otros destacados mentirosos y vendidos a las oligarquías como el cardenal Jorge Urosa Sabino. Esta otra lumbrera del negocio de auto alquilarse al mejor postor, ya ha manifestado anteriormente su solidaridad con un sádico violador y asesino de policías, llamado Nixon Moreno (prófugo de la justicia) colaboró para que lo graduaran después de 14 años estudiando en la Universidad de los Andes, sin necesidad de presentar tesis de grado y el record de notas legal. Solo bastó el intento de violación a una funcionaria de policía y el dispararle a otros. Ahora este ilustre Cardenal de la Iglesia Católica, apostólica, pedófila y Romana, se hace solidario con unos títeres, que exigen la libertad de unos delincuentes ya descritos. Para el ilustre cardenal, el daño físico y moral producido a miles y miles de niños durante años por sus correligionarios, no merece ni comentario, pero defender a un bichito que se pasea por internet enseñando el culo y haciendo poses raras, eso si es motivo de solidaridad de la iglesia a su cargo, sobre todo si se trata de defender a delincuentes confesos y condenados por las leyes. No existe en Venezuela ninguna causa inmoral o de degeneración, con la cual el señor Cardenal y la Conferencia Episcopal Venezolana no hayan sido solidarios automáticos. Antes habían rasgado vestiduras a favor de una jueza, que se vendió para poner en la calle a un estafador. Por supuesto que no pueden faltar lo peor de los ciegos a conveniencia. Me refiero al sionismo yanqui y su gobierno títere. El señor Obama, no se entera de la situación de pobreza de una alta proporción de la población de su país. pobreza que se incrementa a diario, él no se entera de cómo su pueblo no tiene derechos mínimos a la salud básica, el estado de indefensión de los presos en Guantánamo, de los millones de personas que se mueren de hambre en su país, de los millones de familias expulsadas de sus casas por los banqueros, que no tienen donde dormir e incluso donde hacer sus necesidades básicas; de los millones y millones de personas empujadas al consumo de drogas desde la niñez, de la cantidad de muertos cotidianos en las escuelas, liceos y universidades, producto de la disociación y enfermedad mental producida a sus ciudadanos por los medios de comunicación al servicio del consumismo capitalista sionista. Para el presidente y la secretaria de estado yanqui, son más importantes cuatro bobos, a los que ellos, mediante sus servicios de inteligencia dirigen para que generen desestabilización en Venezuela, que las condiciones miserables en que tienen hundida a gran parte de sus propios ciudadanos. La ceguera del gobierno yanqui, no le permite ver a Posada Carriles, paseándose por sus calles, después de asesinar a cientos y cientos de inocentes, después de volar el avión de cubana de aviación, después de torturar a hombres, mujeres y hasta recién nacidos en Venezuela, el Salvador, Nicaragua, Panamá y Cuba etc. Pero en cambio si tiene ojos para encarcelar injustamente a cinco ciudadanos del mundo, de origen cubano, que se esmeraron en actuar solidariamente en contra del terrorismo que desde dentro de los Estados Unidos se gesta contra el mundo y especialmente contra Cuba Y Venezuela. Son estos, parte de los rasgos que identifican a los enfermos de odio, envidia, egoísmo y prepotencia. javiermonagasmaita@yahoo.es javierdelvallemonagas@gmail.com www.planetaeneligro@blogspot.com/ lo que será