Pasar al contenido principal

Un Coñazo a los Acaparadores y de cómo bajar la inflación

ALMAcenes de Garantía de ALimentos sicos (ALMA-ALBA).

(Una propuesta)

Luis González

Premisa del Socialismo: La producción tiene como objetivo satisfacer la necesidad de Todos.

A continuación presento una propuesta para ser analizada de manera abierta y en lo posible, comenzar a aplicarla con los cambios y propuesta que nazcan en las diferentes comunidades. Después de presentar la propuesta continuaré con mis argumentos que la soportan (Al revés, pues).

PROPUESTA:

Fomentar la creación de Almacenes de Alimentos Básicos en cada comunidad (por Consejo Comunal), que garanticen el suministro mínimo de los alimentos básicos a cada persona del Consejo Comunal.

Explicación de la propuesta: (Para explicar tomaré el rubro de la azúcar como ejemplo, colocándole por comodidad un precio regulado a Bs. 3,oo)

Función del ALMA-ALBA:

Imaginemos que un Consejo Comunal X está conformado por mil (1000) habitantes. El ALMA-ALBA (Almacén de Garantía de Alimentos Básicos) de ese Consejo Comunal debe dotarse mensualmente con 1000 kg de azúcar; asegurando 1 kg de azúcar por habitante. Las familias integradas por 3 personas tendrán garantizados en el ALMA-ALBA 3 kg de azúcar al mes. Las familias con 7 integrantes tendrán garantizados 7 kg al mes y en esa forma las otras familias.

Si la familia Telerín está conformada por cinco (05) personas, entonces a esa familia se le estaría asegurando 5 kg de azúcar por mes; contando el mes a partir del primer día de cada mes.

El Sr. Telerín, el 11 de marzo envía a su hijo telerincito a comprar 2 kg de azúcar al ALMA-ALBA; al precio regulado por supuesto. A la familia Telerín le quedarán 3 kg de azúcar resguardados en el ALMA-ALBA hasta el día 31. Si termina el mes y la familia Telerín no ha comprado los 3 kg restantes, estos se les suman a los 5 kg del siguiente mes. Entonces, el 1ro de abril la familia Telerín tiene garantizado 8 kg de azúcar para ese mes. Eso sí, con un máximo 10 kg que corresponde a sumar la cuota de dos meses.

La limitación del espacio físico no permite que se puedan ir sumando las cuotas mes tras mes, por lo que a un mes se le puede agregar solamente la cuota máxima del mes anterior. Por ejemplo, habíamos dicho que la familia Telerín tiene asegurado para el mes de abril 8 kg de azúcar: 3 kg del mes de marzo que no compró más 5 kg del mes de abril. Si esta familia se fue de vacaciones y no compró durante el mes de abril, al regresar en mayo el ALMA-ALBA le garantizará sólo 10 kg y no 13 kg. Máximo dos cuotas mensuales es lo que se podría acumular.

Pero si la familia Telerín compra su cuota mensual antes de finalizar el mes, tendrá que esperar el próximo mes para renovar su cuota. ¿Significa esto que se está limitando el consumo de azúcar a la familia Telerín? Pues NO. La familia Telerín y cualquier otra puede adquirir los productos que quieran en los supermercados, abastos, pdvales, bicentenarios, en el mercado; en cualquier otro sitio, pues.

El objetivo del ALMA-ALBA no es vender productos, sino garantizar que los productos lleguen a todos; por supuesto al precio regulado. Entonces su función no es ganar con las ventas sino asegurar que la producción llegue a todos.

Por lo tanto, el ALMA-ALBA no limita, sino que GARANTIZA un suministro mínimo a cada familia.

Al Sr. Telerín se le acabaron los días de angustia y desasosiego porque ya sabe que tiene seguro su cuota de azúcar en el ALMA-ALBA. Ya no hace compras nerviosas y puede dirigir mejor su sueldo en compras con equilibrio. Ya no cae en manos del especulador que vende el kilo de azúcar a Bs. 10.

Los acaparadores que hacen escasear la azúcar para venderla más cara se ven en la necesidad de sacar su mercancía y al precio regulado; porque YA NADIE LE COMPRA POR ANGUSTIA.

La familia Telerín hizo dos tortas ese mes y se consumió su cuota mensual, pero no tienen angustia. Ya consiguen la azúcar en cualquier supermercado o bodega.

¿Quién provee de alimentos a cada ALMA-ALBA?

Los voceros de las mesas técnicas de alimentación y de salud de los diferentes Consejos Comunales que conforman una Comuna, en reunión conjunta con los representantes de las distribuidoras de alimentos del Estado, como Mercal, PDVAL, Bicentenario, CASA, con representantes de las empresas productoras de la zona y representantes del Ministerio de Alimentación y del Ministerio de Planificación (disculpen que obvie lo de Ministerio del Poder Popular Para…), mensualmente deben realizar Mesas de Trabajo y ajustar los cronogramas de entrega de abastecimiento de los ALMA-ALBA de cada Consejo Comunal.

La primera entregade un rubro (como la azúcar) debe ser lo justo para proveer las cuotas de dos (02) meses. Esto garantiza que la siguiente entrega pueda realizarse durante el segundo mes que ya está abastecido, consiguiéndose flexibilidad en la entrega sin generar problema de desabastecimiento.

El censo actualizado de cada Consejo Comunal se presenta como un asunto necesario, pues es la herramienta que indicará la cantidad de azúcar que debe entregar cada proveedor a cada ALMA-ALBA.

Si en el Consejo Comunal X el número de habitantes se incrementó de 1000 a 1007, entonces el proveedor tendrá que asegurar el suministro de 1007 kg de azúcar para el siguiente mes. Además, para llevar el control de lo consumido por una familia (cuánto te vendí, cuánto te queda), el ALMA-ALBA debe contar con ese censo.

¿Cómo funcionaría a lo interno el ALMA-ALBA?

La dirección del inventario estaría a cargo de los voceros de la Mesa de Alimentación o de salud o el designado por cada Consejo Comunal. Esa(s) personas se encargan de mantener el inventario y el censo actualizado, con lo cual se haría la contraloría a quien funge como almacenista. También son los encargados de asistir a las reuniones interinstitucionales mencionadas anteriormente.

El almacenista se encarga de la administración de los productos. Es quien despacha y mantiene control sobre las cuotas. Por supuesto, entrega cuentas mensuales a los voceros designados por el Consejo Comunal.

En esta propuesta considero que el almacenista debe ser una persona electa en asamblea por el Consejo Comunal (la comunidad), pues debe gozar del respeto por su honradez. Algo entrada en edad que permita ver este trabajo como una fuente de ingreso a través de un sueldo o un estipendio, producto de los ingresos que genera la venta. Recordemos que aunque a cada producto se le ganaría poco (alrededor del 5%, diría yo), la variedad de productos es grande. Por ejemplo, azúcar, leche en polvo, café, aceite, harina, margarina o mantequilla, arroz, pastas, enlatados, granos, sal, etc.

En el ALMA-ALBA no se pueden vender productos aparte, para no caer en eso de que “para llevar aceite me tienes que comprar una lata de atún”. El ALMA-ALBA es como su nombre lo indica, un ALMACÉN, que le resguarda los productos a sus propietarios: los habitantes del Consejo Comunal.

¿Y con qué dinero arranca el ALMA-ALBA?

Cada Consejo Comunal tiene sus circunstancias, aunque actualmente casi todos se parecen en los mismos problemas. Las fuentes de ayuda o financiamiento son varias. Primero se debe presentar como un proyecto y buscar financiamiento a través de los diferentes órganos del Estado.

Pienso que cada Consejo Comunal una vez que determine los rubros y los niveles de consumo mínimo para cada rubro, trazará sus propias estrategias.

¿Y hay que construir el Almacén?

¡Ya va!. Yo no me las sé todas. Imagino que aquél Consejo Comunal que tenga un sitio donde almacenar goza de una gran ventaja. Pienso que donde no se tenga la edificación, tendrá que construirse. Mientras tanto, que en vez de un solo lugar de almacenamiento, la comunidad puede almacenar en varias viviendas. No sé, digo yo.

Bueno, esta es una propuesta que quisiera se enriqueciera y se llevara a cabo. Ahora escribo mis argumentos:

La lucha contra el acaparamiento y la especulación, enmarcados en la rama de alimentos, no se ha podido ganar ni se podrá, si no profundizamos e incorporamos herramientas socialistas en el campo de batalla. Hasta ahora el gobierno, con sus aciertos y errores, ha tratado de impulsar la Soberanía Alimentaria, pero en el terreno capitalista.

Recordemos al Ché cuando nos señaló que “Se corre el peligro de que los árboles impidan ver el bosque. Persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo...”.

¿Por qué digo que el gobierno está tratando el problema de manera capitalista y no socialista?. La respuesta la obtendremos luego de mencionar dos elementos dentro del capitalismo:

1.     La producción tiene como objetivo obtener ganancias. Se produce para vender. Mientras más se vende más ganancias se obtiene. No importa quién compra. No importa quien no pueda comprar.

2.    La ManoInvisibledel Mercado Auto-controla y Auto-regula los Precios. Esto es teoría clásica del capitalismo. Significa que si, por ejemplo, Mendoza y Cisneros producen azúcar, Mendoza sale al mercado vendiéndola a 5,00 Bs/kg, entonces Cisneros para vender más, coloca la suya a 4,75 Bs/kg. Mendoza no se queda atrás y baja el precio también, y así sucesivamente hasta que el precio de la azúcar es auto-regulado por la mano invisible del mercado en 3,73 Bs/kg. En pocas palabras, una subasta al revés. Pero como se dijo antes, esta es la Teoría Clásica, no la Realidad. En la vida real, Mendoza y Cisneros se sientan en una mesa y entre güisqui y güisqui, acuerdan poner la azúcar a 7,00 Bs/kg ¡Una Guará! A esto se le conoce con el nombre de Rosca. Los empresarios hacen una rosca y venden a un precio mayor. No importa quien vende menos, ya se está obteniendo “ganancias” jugosas con el sobreprecio.

Hasta el 2003 la producción y distribución de los alimentos estaba en manos de la oligarquía (grandes capitalistas como la Polar). Durante el Golpe Petrolero, cuando la oligarquía acaparó los alimentos en un intento de doblegar al Pueblo, el Gobierno Nacional confrontó la escasez artificial importando y distribuyendo los alimentos. De allí nació Mercal. Cabe mencionar que la oligarquía, en esa batalla, empezó a comprar los dólares al Banco Central y a llevárselos del país, para quitarle la capacidad al Gobierno para comprar alimentos en el mercado internacional. Recordemos que en el mercado internacional se compraba y se compra con dólares. Por esa razón, para evitar la fuga de divisas, también nació CADIVI.

De allí en adelante, la política del Gobierno Nacional ha sido impulsar la agroindustria en manos del Estado y construir la infraestructura necesaria para la distribución de los alimentos. Esto, por supuesto, en mi opinión es acertado. No obstante, hasta la fecha no se ha alcanzado la meta de elevar los niveles de producción para lograr el autoabastecimiento de nuestros alimentos. Esto lo suple el Gobierno a través de importaciones.

Si mal no recuerdo lo que dijo el ministro de Alimentación, actualmente el 80% de la producción de alimentos sigue en manos de la oligarquía. Y ni imaginar la Distribución.

Por un lado el Estado está produciendo alimentos, pero no al nivel de autoabastecernos; y la cadena de distribución al parecer está enferma. Por otro lado, la oligarquía todavía tiene gran incidencia en la producción y la distribución de los alimentos. Y esta parte es importantísima, la gran cadena de la DISTRIBUCIÓN está en manos de los empresarios privados.

Ahora bien, en la actualidad el Gobierno todavía está intentando que la oligarquía venda los productos al precio regulado. ¿Cómo? Pues, aparte de las sanciones, multas y amenazas de expropiación, el Gobierno coloca a precio regulado los productos que importa o produce, tratando con esto que los muérganos oligarcas bajen los precios. El Gobierno hace de competidor ofreciendo mejores precios al público para tratar de doblarle el brazo a la oligarquía, pero la oligarquía tiene brazos de goma.

Fíjense bien, el Gobierno está aplicando la teoría clásica del capitalismo al colocarse como competidor. Está jugando en el terreno del capitalismo contra los capitalistas que tienen años en este terreno. Esto se ha convertido en una pelea de burro contra tigre.

La oligarquía aplica sus herramientas capitalistas y gana la batalla. Acapara y espera a que los productos del gobierno se agoten. Las personas, angustiadas por no tener certeza de conseguir azúcar cuando se le acabe, hacen compras nerviosas. Las personas tratan de resolver su problema individualmente haciendo que el rubro “escaso, del momento” que el Gobierno coloca en PDVAL o en Mercal o en Bicentenario o en una jornada de mercado a cielo abierto, desaparezca en un tris, dejando a otras sin nada. Manteniéndose la angustia de la escasez artificial. La respuesta del Gobierno ha sido en invertir más y más recursos para importar o producir más y más, pero entonces la oligarquía cambia el “rubro escaso del momento”. ¿Quién es el tigre en esta pelea?

Ahora bien, en el socialismo se produce para satisfacer las necesidades de la población. Es decir, los productos deben llegar a todos. Esta premisa del socialismo es la base de mi propuesta.

Creando las facilidades que garanticen una cuota mínima de los alimentos básicos a cada familia, se les destruye a la oligarquía el arma capitalista del acaparamiento, que genera escasez artificial. Con esta propuesta socialista, la batalla se daría en el terreno socialista y saldríamos del terreno capitalista donde la llevamos perdía. Entonces:

1.- No harían compras nerviosas y los acaparadores terminarían por sacar la mercancía. Se acabaría la escasez artificial.

2.- Se empezaría a tener una mejor planificación de la producción, importación y distribución de los alimentos.

3.- Se ayuda a controlar la inflación en el ramo de los alimentos.

4.- El Gobierno no invertiría recursos innecesarios en una competencia capitalista.

5.- Se genera paz y sosiego en las familias.

6.- Se muestra con ejemplo lo que es el socialismo.

7.- Se aprende que socialismo no es vender más barato como si fuese una competencia en el capitalismo clásico. Se aprende que socialismo es distribución justa de la producción y que el precio bajo es una consecuencia de esto.

8.- Se aprende que las soluciones individuales no resuelven los problemas colectivos. Los problemas colectivos se resuelven con organización popular.

9.- Se aprende que para que haya solución, el Pueblo debe estar presente y ser sujeto en la solución. No un simple espectador.

10.- Se genera confianza en el sistema socialista aplicando medidas socialistas, no tan solo promesas socialistas.

11.- Las que ustedes quieran colocar.

Como lo he mencionado a lo largo de esta exposición, esta es una propuesta que se nutrirá con la discusión. Está sujeta a los cambios que merezca y que nazca de las organizaciones populares.

¡PATRIA SOCIALISTA O MUERTE... SEGUIREMOS VENCIENDO!

gonzalezlbl@gmail.com

(va sin revisión)