Pasar al contenido principal

Vivir en la guerrilla

León Moraria
      Leí su artículo en Aporrea "Vivir en la guerrilla".(09.11.2011)
Muy acertado.
Eso de los guerrilleros millonarios de las FARC y el ELN, es una de las muchas estupideces que se dicen de la guerrilla.
Fui guerrillero y conozco de las penurias que usted describe.
La otra gran mentira que se repite:
"la guerrilla está aislada, no cuenta con respaldo".
Si estuviera aislada y sin respaldo de las mayorías nacionales de Colombia ¿Cómo explicar su presencia en todo el territorio colombiano desde hace sesenta años?
 Si la guerrilla no tiene  el respaldo de la base social campesina
¿Por qué todas las campañas militares están dirigidas, no contra la guerrilla, sino, contra los campesinos que habitan las zonas donde se moviliza la guerrilla?
Las continuas masacres de campesinos y las amenazas de muerte para obligarlos a desplazarse a los centros urbanos, arrebatarles las tierras, no persigue otra finalidad sino quitarle la base social a la guerrilla.
En las zonas campesinas no existía el problema de los cultivos de la hoja de coca. La hoja de coca se cultivaba en mayor cantidad  en Bolivia y Perú, países que nutrían de materia prima el narcotráfico que es un negocio inventado y financiado por los Estados Unidos. Ellos proveen los aditivos necesarios para obtener la cocaína. En EE.UU. y Europa se fabrican esos aditivos y compran la producción, son los mayores consumidores.
En Colombia hace treinta años no había cultivos.
Ante el auge que estos fueron tomando, la guerrilla trató de reprimirlo, pero, los campesinos, le dijeron a la guerrilla,
-"los productos que cultivamos no tienen mercado ni precio compensatorio (plátano, bananos, yuca, frutas), no tenemos vías de transporte para sacarlos al mercado, en tanto que con la hoja de coca recibimos buen pago, de contado y vienen a buscarla. Todo nos resulta ventajoso. Si la guerrilla no quiere que cultivemos hoja de coca, entonces pónganos un sueldo"
 Ante esta realidad social, la guerrilla tuvo que hacerse de la vista gorda frente al cultivo, como medio de vida de la inmensa población campesina empobrecida por el gobierno oligárquico.
Esta es la verdad del problema.
La guerrilla ha combatido y combate en lo posible el cultivo o al menos impide que la comunidad campesina se involucre en el tráfico, más allá del simple cultivo.
Los politiqueros de oficio, están muy equivocados frente a la realidad de la guerrilla. La oligarquía y el imperialismo ante la crisis mundial del capitalismo, ante la imposibilidad de mantener un ejército de 400 mil efectivos, más los gastos de la guerra, está desesperada y, con golpes - de efectividad publicitaria - a los cuadros de dirección, piensan que van a derrotar la guerrilla. Olvidan que está sembrada en la conciencia del pueblo colombiano, que no sólo continúa en la lucha por las razones que le dieron origen, sino, que ahora la guerrilla es la Fuerza Armada del pueblo colombiano contra el invasor extranjero.
De guerra social, la lucha pasa a ser guerra de liberación nacional, por la soberanía y la independencia de Colombia convertida en colonia yanqui con tropas y bases militares en territorio colombiano.
La oligarquía y sus generales, con el asesoramiento gringo y sus siete bases militares, serán derrotados por el pueblo colombiano, como fueron derrotados en Corea, Vietnam, Irak, Afganistán y lo serán en Libia.
La amenaza de un inminente ataque a Irán no es otra cosa sino la expresión de desesperación del imperialismo ante la imposibilidad de superar la crisis mundial del capitalismo.
Lastima que nuestros pueblos carecen de dirigentes clarividentes para formar un frente unido de lucha antiimperialista.
Vemos lo que pasó con Rusia y China que, en el Consejo de Seguridad de la ONU, callaron y firmaron la sentencia de muerte del pueblo libio y la destrucción de la infraestructura de las ciudades.
Vemos la inutilidad de UNASUR, de los NO ALINEADOS, del Grupo de los 77. ¿Que dijeron? ¿Dónde estaban ante los atropellos de la OTAN?
¿En qué artículo del Derecho Internacional se establece que dos o tres gobiernos de Europa y los EE.UU. deciden la suerte de los pueblos: Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia y ahora actúan contra Paquistán, Colombia, amenazan a Corea del Norte, a Irán, a Venezuela?
Vemos el triste espectáculo de Hugo Chávez abrazado con el narco paramilitar y oligarca Juan Manuel Santos, continuador de la política asesina de Álvaro Uribe.
¿Cuál es la condición revolucionaria de Chávez que aplaude el genocidio contra el pueblo colombiano que a diario realiza el gobierno oligárquico del oligarca Santos? ¿Por que’ renunció a la política de neutralidad, frente al conflicto colombiano, heredada de los gobiernos anteriores?
Tan sólo quería felicitarlo por su artículo.
Perdone si me extendí en otras consideraciones.
Saludes cordiales.
      León Moraria