Pasar al contenido principal

UN JUICIO SOBRE "LA CARGA DEL TIEMPO HISTÓRICO"

"Y esta iluminación debe convertirse en una fuerza regeneradora, liberadora." J. Sant Roz

Buenas tardes Señor José Sant. Acabo de leer "La carga del tiempo histórico" en la página de internet de Aporrea . Esta acción, la de escribirle, es la consecuencia inmediata que produjo en mi su escrito. No soy señor José un especialista en nada, no tengo los conocimientos que hacen falta para expresarle con propiedad de gente estudiada, pero si le puedo decir que me identifiqué absolutamente con su pensamiento y con la historia pasada que usted nos trae y nos pone cara a cara. La lectura me hizo recorrer todo ese pasado, recordarlo. Tengo 44 años y me sentí impactado pués soy en este momento un producto de esa historia donde muchos padecimos las frustraciones causadas por todos estos "señores". Muchos no pudimos estudiar, no pudimos desarrollar nuestras vidas y convertirnos en seres plenos de logros. Viví esos años como lo que soy ahora, un hombre anónimo haciendo o tratando de hacer su propia historia y fué duro. Era casi imposible salir adelante, y lo fué. En este momento sigo siendo ese mismo hombre (quise estudiar arquitectura, pero por mis condiciones económicas y sociales siempre fuí excluído)  y me causa indignación el saber que todo para mi y para millones pudo ser mejor si esta pandilla de ladrones que gobernaron al país nunca hubieran existido, como dice un amigo mio: "la maldición adeca-copeyana. Una maldición que aún padecemos".
 
Seños José Sant, ´"la carga del tiempo histórico" me ha conmovido. Me ha hecho recordar esa historia horrible de represión, de carencias, de oscuridad donde muchos venezolanos fuimos maltratados en nuestra existencia. Pero también me hizo usted saber y traer a la conciencia que hay una gran historia, que debemos encontrarla, que debemos reencontrarnos en nuestro pasado, en nuestras raíces. Permitame decirle Señor José que siento lo que nos quiere usted decir, lo interpreto muy bien. Siento la historia que nos cuenta, siento el camino que nos señala, siento la grandeza que usted nos transmite para labrarnos ese camino. Señor Sant roz, dejeme halagarlo un poco para expresarle que percibo en usted un ser que vive sus días, sabiendo ser  venezolano, pues sabe nuestra historia; siente ser venezolano pues la ha vivido y ha sentido todo lo que nos han hecho sufrir los malnacidos que mandaron en esta, nuestra patria. Pero creo saber también que usted ve ese país que debe surgir esplendoroso en hombros del conocimiento, del estudio, del cultivo de los mejores valores que hacen que una sociedad destaque y sea respetada por su gran pasado heróico, por su mejor vivir presente y su porvenir preñado de desarrollo.
 
La otra parte con lo que me gustaría concluir se la deberé. Es esa parte que quisiera escribírle con conocimientos, con saber de historia, de estudio; pero como hombre de saber sencillo, de saber cotidiano que soy le dejo con mucha motivación estas palabras que son consecuencia de "La carga del tiempo Histórico".
 
Señor José Sant roz, siempre que me topo con ellos leo sus escritos, muchos de ellos me dejan mucha conciencia. Este me ha dejado gratamente motivado, conciente e identificado con mi venezolanidad y conciente de mi historia, de nuestra historia; mire le estoy muy agradecido y lo felicito por la apasionada manera como usted piensa y siente la vida, la Historia.
 
P.D.: Le recomiendo que después de leerme, y sentir todo lo que le expresé, vuelva usted a releer su artículo y sentirá lo que sentí yo al leer el suyo.  
 
 
José Gregorio Martínez Mescia